4 El himno de la Generación X

LOS LUNES AL 🎼

Por JL Prieto

Hoy en nuestro artículo musical de los lunes, hablaremos de: un artista incomprendido, del líder de una generación, de un tema que reventó las listas en EEUU, del cambio de ciclo en el mundo de la música.

La Generación X es la cohorte demográfica que sigue a los baby boomers y que precede a los milénicos. Para no liaros, aquella que nació entre 1965 y 1981, aunque aquí los expertos nunca se ponen de acuerdo y las fechas pueden variar un poco. En lo que si coinciden es en que fueron la Generación de la MTV (por el consumo de los vídeos musicales en la década devlos 80 y 90), del consumo de videojuegos y también que si eran unos holgazanes, cínicos, desafectados y bla bla bla bla. En cuanto a lo musical, el Grunge y el Hip Hop fueron su predilección. Como en cine lo fueron las películas independientes. Vamos que estamos en la antesala de mandar a todos aquellos grupos como AC/DC, Iron Maiden, Queen, Scorpions y un largo etc a la caverna. Toda Generación tiene un himno y el de esta fue el «Smell Like Teen Spirit» de Nirvana, la canción que sacó del Número 1 al mismísimo Rey del Pop: Michael Jackson.

El tema abre el segundo álbum de la banda, el archiconocido Nevermind, el primero en el que participó Dave Ghrol (Foo Fighters). Hoy no nos vamos a centrar ni en el Grunge, ni tampoco en la muerte de Cobain (eso lo dejaremos para algún episodio del podcast de esta casa, Historias detrás del pentagrama), sino en lo que nos quiere decir esta canción, ya mítica, y por qué fue la escogida por toda una generación, de acuerdo a las premisas anteriores.

El título del tema hace referencia a un desodorante, Teen Spirit. Todo viene de una frase escrita en la pared (tras una noche de fiesta) por la cantante de Bikini Kill, Kathleen Hanna (novia entonces de Dave Ghrol) en la que se podía leer: Kurt huele a espíritu adolescente.

Resuelto el enigma del título vamos con el contenido. Aunque mucho se ha especulado sobre su significado lo cierto es que la letra no tiene ningún sentido. La letra no son más que retazos de viejos poemas escritos por Kurt y alguna frase añadida a última hora (él mismo reconoció que esto de escribir letras le daba pereza supina). Ni siquiera Dave Ghrol, cuando se le preguntó años después supo responder con acierto. Cobain estaba más interesado en crear la canción perfecta de pop, centrado en su melodía y lo que consiguió fue crear la composición de toda una Generación. Evidentemente, no fue deseo del artista ser parte de todo esto, ya sabemos que el reconocimiento le importaba más bien poco y que como le sucedió a Radiohead con «Creep» llegó a despreciar este tema. Solo hay que ver el modo en que interpretaba la canción en el escenario, con menos ganas que yo de escuchar Mocedades. Razón por la que se negó a meterla en el set list del MTV Unplugged.

Pues si ya sabemos que la letra no hay por donde cogerla (ni con pinzas) no queda otra que irnos al videoclip, obra de Samuel Bayer (ya hablaré otro día de este personaje, of course) tomando una idea de Kurt. En el ADN del video tenemos el rodaje de En el abismo (1979) de Jonathan Kaplan y el Rock ‘n’ Roll High School de los Ramones. El film es infumable, por cierto.

Supongo que ya todos lo habréis contemplado entre una o un millón de veces, no obstante es uno de los vídeos más vistos tanto en la MTV como a día de hoy en YouTube (no te queda nada Maluma y demás especímenes). Todo comienza con ese riff, tan sencillo como insultante, pero que se ha convertido en uno de los más reconocidos de la Historia de la Música. A título personal, el primero que aprendí a tocar con las seis cuerdas.

Tanto Samuel Bayer como Nirvana, eran unos completos Don Nadie antes del videoclip. Para el primero era su primer trabajo serio, los segundos venían del fracaso en ventas de su primer trabajo, Bleach (ese mismo que hoy en día parte de la crítica cataloga, con no poca razón, como el más Grunge de toda su discografía). El vídeo nos presenta a la banda tocando en una cancha de baloncesto de un supuesto instituto. Las animadoras (bailarinas de un club de striptis) lucen una «A» en referencia a la anarquía que se va a desatar. Poco a poco, y al son de la música, el público (que al principio tiene menos pulsaciones que Nosferatur) empieza a salir de ese embotamiento mental, hasta que todo se desata en un completo caos. Era algo así como querer decir: mover el puto culo y romper con lo establecido, que nadie se interponga en tu camino.

Como anécdotas (cada día me parezco más a la mayor de los Rosario) que los allí presentes tuvieron que esperar largas horas (12), y que como consecuencia del descontento los chavales (que habían sido seleccionados para este fin) vieron recompensada la espera pudiendo destrozar todo lo que había a su paso. El videoclip fue rodado en un estudio de grabación, razón por el que nos falta media cancha, incluso se colaron algunos focos en la toma. El conserje que sale con una esoba o fregona era eso, el conserje, que de tanto oír la canción se dejó llevar por el ritmo y así fue filmado. En la batería de Dave Ghrol aparece un nombre escrito en el bombo (lo buscas, que no te puedo dar todo hecho) hace referencia a un tipo que se dedicaba al arte de pintar las paredes, sí el grafitero de toda la vida, amigo de Dave Ghrol y encarcelado aquellos días. Del videoclip existen dos versiones, parecidas pero no iguales, ambas en YouTube.

Este fue y es el himno de la Generación X, un clásico que abrió los 90, la década más ecléctica de la música, pero eso ya es otra historia.

Hasta el próximo lunes amigos de Cultura Underground 😉


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s