AULA UNDERGROUND: La estructura narrativa

Por David Lorén Bielsa

El otro día, un editor seleccionó un manuscrito de mi autoría para inaugurar una nueva colección. Lo cito textualmente: «no me dio tiempo a aburrirme, el ritmo es excelente». El editor alabó un elemento clave de la novela que ayudaba a conseguir esa sensación y buen sabor de boca: la estructura narrativa. Así que dejo de tirarme flores y voy a explicaros qué es, por qué es tan importante y qué hay que tener en cuenta a la hora de planificar nuestras obras.

En esta entrada hablaré de la aplicación literaria, pero es evidente que son conceptos aplicables al mundo audiovisual (cine, series, teatro, videojuegos, etc). Es más, nosotros que ya somos una generación audiovisual, podemos comprender mejor esta idea de la estructura narrativa porque en una película lo hemos visto mil veces aplicado de una forma muy condensada.

Ese ritmo narrativo que tan bueno me decían que era en mi manuscrito, se consigue aunando la narrativa y la estructura narrativa. En este artículo hablamos de lo segundo. Hay gente que solo se centra en lo primero, intentando que los acontecimientos se sucedan de forma rápida, sin pararse a oler las flores, reduciendo las descripciones y añadiendo mucha acción. Pero una estructura narrativa bien diseñada va a impedir que la trama avance dando tumbos o vueltas innecesarias, o que el desenlace esté mal resuelto, o que dé esa sensación que da a veces de que a la novela le sobraba la mitad. Así que ambos conceptos son importantes, no solo que la narrativa sea fluida, sino que todo esté en su sitio y no le sobre ni le falte nada.

También debe servir este artículo de advertencia para aquellos escritores a los que les gusta dejarse llevar por la historia; los que se autodenominan escritores de brújula. Son los que no se preparan la trama antes, parten de una idea, y se dejan llevar por ella hasta que llegan a un desenlace. Es cierto que algunos tienen muy interiorizado el concepto de estructura narrativa y, aunque no la preparen a conciencia, les puede quedar decente, pero esta forma de escribir conlleva riesgos. Yo les recomendaría prepararse un poco la estructura, para evitar perderse en la narrativa. Darse cuenta a tiempo puede evitar que uno acabe escribiendo páginas y páginas que luego acabe descartando, o que el lector tenga esa extraña sensación a mitad de novela de no saber de qué va exactamente.

Toda historia debe tener un propósito, y la estructura narrativa nos ayudará a tener uno bien presente.

Definición:

La estructura narrativa es el esqueleto de una obra literaria; un resumen de la novela que ordena las escenas tal y como irán plasmadas en la trama.

Para ello, es recomendable prepararse lo que se conoce como escaleta, que nos ayudará a ordenar los capítulos, qué se sucede en cada uno, y a planificar las escenas y diálogos. Es decisión de cada uno hacer este trabajo más o menos detallado, pero es importante hacer un mínimo para no caer en incongruencias y acabar centrándose en lo importante. Siempre estaremos a tiempo de meterle «paja» (relleno) si queremos, o añadir escenas que creemos que pueden enriquecer la historia o descripciones en momentos clave para darle color al texto. Pero una planificación previa es vital para saber qué queremos hacer, antes incluso de ponerse manos a la obra.

La estructura narrativa más clásica y simplificada es aquella que muchísimas veces habéis escuchado, estudiado o leído:  Introducción – Nudo – Desenlace. Permitidme que a continuación yo os la amplíe, poniendo una un tanto más compleja, pero inspirada en el mismo concepto. No quiere decir que no podamos salirnos de ella o experimentar con sus elementos, pero es cierto que cuanto más rara sea la estructura, más confundiremos al lector, lo que podría despistarlo en exceso. Lo mejor es basarse en la clásica y, si queremos innovar o nos lo pide la historia, hacer modificaciones de esta.

  • Prólogo o Introducción
  • Planteamiento
  • Desarrollo de la trama
  • Nudo
  • Desenlace
  • Epílogo

Prólogo o Introducción:

Toda historia tiene un comienzo, y no siempre es el más lógico.

Con este punto quiero aclarar a que no solo me refiero a un prólogo de presentación escrito por un editor u otro autor. También podría valer, si el autor cree que es necesario. hacer dicha presentación antes de meterse de lleno en la novela, aunque yo no soy muy amigo de ellos.

En cambio, adoro esos prólogos integrados con la narrativa, esos que sirven de gancho y en los que se intuye un mal que acecha desde las sombras, o en el que se explica el origen de un personaje importante para la saga. Puede que se trate de un acontecimiento muy anterior a la cronología de la trama, pero que el autor quiera mostrar. Su principal función es la de ejercer de gancho, de aperitivo de lo que está por venir, así pues debe atrapar el lector desde el primer momento.

Yo es un recurso que uso siempre, pero que recomiendo encarecidamente en las novelas de cocción lenta. Si crees que, una vez preparada la estructura narrativa, la trama tarda un poco en arrancar y no hay escenas de acción y/o tensión en esos primeros capítulos, es muy buena idea arrancar la historia con un prólogo que se sitúe en otro lugar y/o momento (o incluso con el foco centrado en personajes no principales) para narrar unos acontecimientos que tengan relación con la trama (aunque el lector aún no lo sepa). Porque una vez hayas atrapado al lector, este te perdonará si en los primeros capítulos la trama tarda un poco en arrancar.

Un ejemplo que siempre pongo es el del primer tomo de Canción de Fuego y Hielo (Juego de Tronos). Arranca con una escena en la que salen los caminantes blancos acabando con la vida de unos personajes. Esa historia no podía tener un mejor gancho.

Planteamiento:

Toda historia debe arrancar de alguna forma, y por ello renombraré a esta sección como presentación de los personajes/escenarios/trama.

Es evidente que habrá que presentar a los personajes principales de la misma. Esto no quiere decir, ni mucho menos, que tengamos que presentarlos a todos de golpe o que no podamos presentar de nuevos más adelante. Pero a los protagonistas va a ser esencial que los introduzcamos de algún modo, y cuánto antes mejor.

Con la trama pasa lo mismo, aunque en este sentido podemos ser menos concretos y hacerlo muy poco a poco, lentamente, sobre todo en las historias de cocción lenta. Incluso este punto podéis saltarlo y desarrollar la trama solo en el siguiente apartado.

Y con los escenarios tres cuartos de lo mismo; no quiero decir que no podáis presentar los escenarios a medida que vayan apareciendo. Esto es lógico en novelas donde la trama transcurre por varios lugares, de una forma dinámica. Pero imaginaos una historia donde la trama transcurre entera en un único escenario; en este caso se hace evidente que tiene tal relevancia que es prácticamente un personaje más de la novela, y que debemos darle la importancia que se merece. Así pues, una presentación del escenario en los primeros capítulos, en ese caso concreto, está más que justificada.

En este punto debo aclarar que no hace falta separarlo todo en bloques. ¿Se puede presentar a los personajes protagonistas, a la trama y el escenario al mismo tiempo? Por supuesto, ahí radicará precisamente la habilidad de un buen escritor, que conseguirá una inmersión absoluta.

Y tal como os comentaba antes sobre experimentar con variaciones de la estructura narrativa clásica, imaginad que una vez avanzada ya la novela, debéis presentar un nuevo personaje importante o escenario o subtrama. Pues claro que podéis volver a hacer esta presentación, siempre bien integrada y planificada en vuestra escaleta. Si es necesario, no tengáis miedo a hacerlo.

Desarrollo de la trama:

Toda historia debe avanzar, a ser posible en una dirección concreta que lleve al lector de la mano hasta el final que queremos (aunque queráis jugar al despiste). Planificar correctamente el desarrollo de la trama nos permitirá evitar una sensación de estancamiento de la misma o de estar dando vueltas sin sentido.

En este apartado tambien practico mucho un dicho que tengo y que no oiréis a menudo, pero que os dejo a modo de regalito: «un buen final se trabaja desde el principio». Sé que muchos piensan que es comenzar la casa por el tejado, pero si queréis tener un desenlace de esos que sorprenden, pero que al mismo tiempo gustan y que además se mantienen coherentes con el contenido de la trama, no solo hay que tenerlo pensado de antemano, sino saber desarrollar la historia para llegar a ese punto de forma satisfactoria. Y eso implica a este tramo de la estructura narrativa; el correcto desarrollo de la trama nos va a permitir también eso.

Aquí no solo hay que planificar bien las escenas de acción/tensión/momentos clave, sino también los diálogos, los giros argumentales y las pistas para el lector (sobre todo cuando haya un misterio a resolver). Obviamente, será la parte de la estructura narrativa que más espacio va a ocupar en nuestra escaleta.

Nudo:

Toda buena historia tiene que tener un momento álgido antes de llegar al final, y es el nudo, o también conocido como clímax. Eso no quiere decir que haya podido haber otros momentos álgidos durante la trama, pero el del antes del final debe ser la madre y padre de todos ellos.

En las novelas románticas será cuando la relación de ambos protagonistas se trunque, en las de terror cuando la muerte de los protagonistas parece inminente, en las de acción cuando la situación es insalvable… Es importante pasar por este punto para que el lector sepa que se acerca el desenlace, y así lo preparamos mentalmente para el final (o simplemente para hacerlo sufrir). Prescindir de él podría dar esa sensación de que el desenlace ha sido demasiado abrupto.

También puede ser el momento ideal para hacer el gran plot twist (giro argumental) que haga que toda la historia se ponga patas arriba.

Yo recomiendo que el nudo no sea excesivamente largo o puede crear una sensación de agotamiento en el lector. Hay que calibrar muy bien cuánta ración de tensión queremos dar.

Desenlace:

Toda historia debe terminar de algú modo y el desenlace es un elemento imprescindible para que así suceda. No concibo las historias sin este elemento. No voy a entrar en el debate de si se debe hacer un final feliz o uno duro (porque cada historia pide el suyo), en este artículo lo importante es que haya alguno.

Igual que he dicho que podíamos hacer en el nudo, puede que queráis hacer el gran plot twist (giro argumental) en el desenlace, si este resuelve la trama, pero a modo de gran sorpresa argumental.

Ya he adelantado antes que el final se tiene que haber trabajado desde antes (durante el desarrollo de la trama) para que este sea lo más satisfactorio posible para el lector. Improvisarlos es un auténtico ejercicio literario de alto riesgo. Pensad que el desenlace deja mucho más sabor de boca que casi todo el resto de la novela, y nos interesa que el poso que deje sea bueno. Si al lector no le gusta el final, puede llegar a la conclusión de que la novela no le haya gustado, aunque en realidad la haya devorado en tiempo récord.

Pensad que el desenlace no solo es la culminación de vuestra obra, sino también un premio para el lector que lleva ahí desde la primera página.

Epílogo:

En realidad ninguna historia termina, siempre hay algo más. Y el epílogo podría ser ese algo. Puede servirnos para narrar cómo acaban los personajes tras el desenlace, incluso años después, o qué destino ha sufrido el villano de la historia entre rejas. Aunque este apartado es un recurso totalmente opcional. Es más, tanto el prólogo como este son ambos prescindibles.

En el caso de las sagas, también podría usarse para terminar la historia con un cliffhanger (final en suspenso), poniendo a los personajes principales en una nueva situación extrema que no se resolverá hasta el siguiente título.

Ojo, porque hay escritores que pueden querer usar este recurso en el mismo desenlace, pero yo lo desaconsejo totalmente, aunque sí entendería que se hiciera a posteriori, una vez resuelta la trama actual, a modo de aperitivo de lo que está por llegar en la siguiente novela. Es decir, en el epílogo.

Ejemplo de Estructura Narrativa:

Ya os dije en la entrada sobre la sinopsis que se predica con el ejemplo. Así que aquí os dejo muy resumida y explicada (sin spoilers) la estructura narrativa que usé para LOS TECNOGUARDIANES, una ópera espacial fantástica que hibrida ciberpunk y fantasía oscura con más de 175k palabras (650 páginas en una maquetación bastante estándard). Es evidente que con semejante novelón, uno debe prestar especial atención a su estructura narrativa para no agotar al lector y mantenerlo interesado en la historia durante toda la trama.

Tras muchísimos problemas con la estructura narrativa de esta novela y estar a punto de dividirla en dos libros, me decanté por una solución que al final ha resultado ser más que satisfactoria. No solo pude condensar ciertos aspectos de la trama e integrar alguna subtrama, sino que decidí dividirla en tres actos bien diferenciados.

Así pues, la estructura quedó así: Prólogo – Acto I – Acto II – Acto III – Epílogo.

El prólogo funciona como si fuera un relato, con su propia estructura interna típica de Introducción – Nudo – Desenlace, que al mismo tiempo me sirve para presentar a dos personajes secundarios relevantes y un tercero de gran importancia para la metatrama de la saga.

En el Acto I presento los personajes, los escenarios que van saliendo, voy metiendo escenas de acción, giro argumental inesperado, un buen nudo y un desenlace que finaliza el primer acto. Como veis, acabo de meter toda la estructura en un tercio de la novela, así que ya sabréis por dónde voy.

En el Acto II presento nuevos escenarios que van saliendo, al mismo tiempo que presento algún personaje secundario nuevo, hago avanzar la trama y meto otra vez escenas de acción que van subiendo la apuesta. Hasta que llego a una más espectacular todavía que genera un nudo sensacional y finalizo el acto con una sorpresa argumental que me sirve de desenlace. Ojo porque en este segundo acto algunos personajes tienen una subtrama paralela a la principal y separada del grupo, pero voy intercalando capítulos de estos y los protagonistas.

En el Acto III presento los escenarios finales y la trama sigue avanzando, pero para resolver todas las subtramas que tenga en marcha. El gran nudo final lo alcanzo con las escenas de acción más espectaculares de toda la obra, hasta el gran desenlace, un auténtico órdago.

Y con todo terminadito, me permito el lujo de hacer un epílogo en el que, no solo hago una última sorpresa argumental que tranquilizará a los lectores más angustiados, sino que me preparo el terreno para una posible continuación, dejando claro que una subtrama de esta novela, se convertirá en la principal de la siguiente.

Como veis, el resumen es que he usado la estructura narrativa típica, repetida tres veces, una en cada acto, para que cada uno diera esa sensación de tenerlo todo. Al mismo tiempo he procurado que hubiera un crescendo, no solo a nivel de escenas de acción, sino en cuanto a tensión narrativa, y procurando que hacia el final fuera el mayor clímax de todos.

El «órdago» que mencionaba, ilustración de Héctor R. A.

Y colorín colorado, esta historia se ha terminado.

Espero que os haya gustado esta entrada y le encontréis cierta utilidad. Si creéis que podemos mejorarla, adelante, podéis darme nuevos apuntes que añadir. Espero vuestros comentarios, tanto en el blog como en el grupo.


Reseña de «La sombra de la Gioconda» de Alejandra de San Cristóbal

Por David Lorén Bielsa

Toca la primera reseña que redacto especialmente para el Premio Literario Amazon 2022 y lo hago con una de mis autoras independientes preferidas —y que mejor me cae—. Hablo de Alejandra de San Cristóbal y su nuevo thriller histórico, un género en el que comienza a despuntar por su buen hacer y con el que tras «El maestro de ilusiones» y «La clave de Agatha» se ha ganado a toda una legión de fieles lectores. Solo hace falta ver la cantidad de libros en físico que le piden y se ve obligada a firmar. Y sé que no es postureo, porque el ranking de Amazon y las reseñas y valoraciones le acompañan.

Puede que también tenga que ver el buen rollo que desprende en redes y su insaciable actividad en ellas, pero es indudable que algo así solo se sostiene si se trabaja bien los textos. Y os puedo asegurar que Alejandra ha ido mejorando novela a novela, por lo que si sigue así no será de extrañar que, si no ocurre este año, acabemos viéndola como merecida finalista.

Pero no adelantemos acontecimientos. Primero, vamos con mi reseña de «La sombra de la Gioconda».

Sinopsis:

En el París de los años treinta, uno de los ladrones más buscados de toda Francia recibe una extraña nota. En ella, bajo un enigmático seudónimo, se le ofrece el que puede ser el trabajo más importante de su vida.
Una mansión siniestra, un anciano demente que repite de forma incansable historias desconcertantes, un ama de llaves sin escrúpulos, una cocinera que esconde algo, un jardinero silencioso como un fantasma, secretos ocultos en las paredes…
Si desea alcanzar su objetivo, deberá dejar atrás todas las premisas que le han mantenido con vida en el pasado.
Accederá a convertirse en una pieza de ajedrez, movida, desde las sombras, por una mano desconocida.
La partida está a punto de empezar, y con ella se desvelará un engaño mundial urdido décadas atrás.
Que comience el juego.

Reseña:

Tras lo que parece un simple homenaje a Arsenio Lupin, se oculta todo un thriller criminal histórico con una estructura narrativa que es toda una delicia del entretenimiento. La historia arranca con un prólogo que sirve de excelente gancho y que incluye un excelente giro argumental que incluye una inmejorable presentación para el protagonista. Es de esos arranques que, tal como los lees, sabes que lo que venga después no puede defraudar.

Acto seguido la trama continúa en la Mansión Sartre, donde se nos presentarán unos pocos personajes que dan una excelente sensación de misterio. Es decir, será tan evidente que todos ocultan algo —con dosis exactas—, que es imposible no querer seguir leyendo para desentrañar los secretos de cada uno, que se sumarán al de la propia trama principal. No he podido evitar engancharme, porque la historia está diseñada exactamente para eso.

Sin caer en el spoiler ni desvelar ningún detalle que puedan ensombrecer la lectura, quiero destacar la estructura narrativa que comentaba al principio, que me ha parecido perfecta. En primer lugar porque divide la trama en dos actos o partes bien diferenciadas y que suponen que la historia siga siendo entretenida aunque vayan pasando las páginas. En segundo lugar por los flashbacks bien introducidos y ejecutados que van dando las pistas que necesitamos con cuentagotas. No podréis evitar hacer vuestras propias teorías e hipótesis, y —acertéis o no— eso es maravilloso. En tercer lugar porque el crescendo a medida que se acerca el final está muy bien ejecutado, lo que aumenta la tensión en su justa medida antes de alcanzar el desenlace. Y en cuarto lugar porque ese mismo desenlace es muy bueno, no defrauda y mantiene la coherencia narrativa.

Así que no puedo hacer otra cosa más que alabar a la autora y su novela, así como felicitarla por haber hecho un producto de entretenimiento tan redondo, que cumple a la perfección con su cometido y que además, a pesar de ser ficción, consigue ser verosímil con el contexto histórico y los datos que se saben ciertos. El universo Alejandra de San Cristóbal crece, tanto como su fama y su legión de fans, porque se nota el mimo y el cariño que deposita en sus historias, y porque además en sus tramas el tiempo pasa volando. Casi como si te lo robaran…

Clica en la imagen para ir a la página de compra

SOBRE LA AUTORA:

Alejandra de San Cristóbal, nacida en Vizcaya hace cuatro décadas, se siente cántabra de adopción. Diplomada en Educación social y lectora voraz, no se lanzó a publicar su primera novela, “Awen: Viajeros de la noche”, hasta el año 2018, marcando con ella el comienzo de una trilogía juvenil llena de aventura y fantasía. Tras este título llegaron “El segundo viaje Awen: La pirámide negra” y “El tercer viaje Awen: El volcán rojo”, dejando clara la predilección de la autora por los enigmas y acertijos, siempre presentes en sus historias.

En el año 2020 cambió de registro para adentrarse de lleno en el mundo del misterio, donde datos históricos reales se entremezclan con la ficción. Así llegaron “El maestro de ilusiones” y “La clave de Agatha”, dos historias en las que el lector puede formar parte de curiosos equipos de investigación, siguiendo la pista de personajes tan célebres como Harry Houdini o Agatha Christie.

Con la publicación de su nueva novela titulada “La sombra de la Gioconda”, un trepidante viaje que desvelará la verdad sobre un engaño mundial urdido más de un siglo atrás, Alejandra se reafirma como una escritora de suspense en cuyas obras destacan los giros inesperados y los finales sorprendentes.


Reseña de «Las Guerras Infinitas» de Juan Antonio Oliva Ostos

Por David Lorén Bielsa

En Grupo Cultura Underground voy a abrir un pequeño ciclo de Reseñas Literarias de uno de mis autores españoles preferidos. Nótese que no he dicho indie, porque no, no lo es, todo lo que publica es mediante editorial tradicional, pero no por ello deja de ser Underground —que lo es, y mucho—. Os hablo de Juan Antonio Oliva Ostos, un autor al que me une una especial amistad y al que por suerte puedo llamar mentor.

Ha llegado el turno de hacer reseña literaria de un relato suyo que, en mi humilde opinión, es una auténtica obra maestra de la ciencia ficción. Permitidme que os presente LAS GUERRAS INFINITAS de Juan Antonio Oliva Ostos, publidado por Cazador de Ratas Editorial.

Sinopsis:

En un mundo donde la inmortalidad parece un regalo, Ray descubrirá que la muerte puede ser una suerte.

lasguerrasinfinitas

Y ya está, esa es la sinopsis. ¿Cómo se queda uno? Pero tranquilos, tiene su explicación.

Reseña:

La obra es un relato largo, publicado en formato bolsilibro, que en su totalidad rondará las 6000 palabras. Es por ello que no se puede decir mucho de ella, sin destripar una trama que merece la pena ser descubierta por uno mismo. Es una ciencia ficción a medio camino entre la ópera espacial y el pulp, que no tiene miedo de llegar hasta las últimas consecuencias de la ambientación que plantea.

He tenido la suerte de leer otros relatos del mismo autor, el cual, con esta obra, se consagra como un auténtico maestro del relato. Las Guerras Infinitas, para mí, es su ópera prima de las historias cortas; un resultado final exquisito cuando se juntan años de práctica con un talento innegable.

No es para menos. El autor ganó el Premio Interius, organizado por Triskel Ediciones, con «El Juego de los Escarabajos» —una auténtica delicia difícil de encajar en un género concreto— y ha participado como autor invitado en multitud de antologías.

La capacidad creativa y literaria del autor es soberbia. Es increíble que haya sido capaz de decir tanto, en tan poco, y con esa calidad. Jamás había visto una prosa poética como la suya, aplicada a un género tan específico y con tan buen resultado.

Como pega, deciros que es corto, demasiado para mi gusto, y que me hubiera gustado ver más desarrollado este maravilloso universo que se vislumbra. Pero supongo que si no, no sería un bolsilibro.

Me quedo con una cita:

«El tiempo es una ilusión óptica que jamás le será letal».

Me temo que actualmente el relato está descatalogado, pero le he preguntado al autor y es posible que este mismo año haya una forma de leerlo. Ya os avisaré cuando pueda dar más información de forma oficial. Por suerte también, el autor estrenó su primera novela larga: «Durmientes», con Dilatando Mentes Editorial, dejando una auténtica estela a su paso de hype en el mundillo de escritores de género. Y próximamente os dejaré dicha reseña.


Reseña de «Las crónicas de Querra: Entre dos mundos» de Nohemí Abad Jiménez

Por David Lorén Bielsa

En la sección de Reseñas Literarias, repito autora, y lo hago con una novela a la que le tenía muchas ganas. Además, me sirve para introducir un subgénero de la ciencia ficción que hasta ahora no había mencionado en el artículo de Ciberpunk, Steampunk y otros «Punk». ¿Quieres saber a cuál me refiero? Enseguida lo desvelo. Pero antes, la presentación de la obra, un híbrido de fantasía y ciencia ficción que junto con su otra novela reseñada, Iris: Rota hermosura, deja muy claro el estilo de la autora.

Hablo de Las Crónicas de Querra: Entre dos mundos de Nohemí Abad Jiménez. Pero antes, como siempre suelo hacer, la sinopsis.

Sinopsis:

Querra es un mundo partido por la mitad, con dos civilizaciones: Nume y Humania.
Hace años, sus habitantes, los inái y los humanianos, convivían juntos en armonía. Dos razas totalmente diferentes, física y éticamente.
Mara, nuestra protagonista, fue entregada a los inái siendo muy pequeña justo en el momento en que Humania desaparecía.
Tras veinte años y totalmente integrada en la vida de su pueblo, comienza a tener pesadillas sobre la destrucción del lugar del que procede. Un viaje al otro lado, le revelará quién es en realidad y hará que deba tomar la decisión más difícil de todas.
La responsabilidad es solo suya. Las consecuencias, inimaginables.

Reseña:

Las novelas de Nohemí, al menos las que he leído en formato híbrido, tienen siempre dos curiosas particularidades: son capaces de evolucionar entre varios géneros con facilidad y contiene personajes piscológicamente dibujados a la perfección.

Esto último ocurre con la protagonista, muy bien diseñada y con tanta profundidad psicológica que es difícil no imaginarla como alguien real. Me pregunto cuánto de la autora hay volcado en el personaje, pero no le trasladaré esa duda, porque considero que forma parte de la intimidad que también toda escritora debe tener. Por ello, dicha protagonista, que es el indiscutible hilo conductor, sirve para adentrarse en la trama y plantear ciertas cuestiones éticas y morales, al mismo tiempo que nos ofrece un pilar fundamental con el que empatizar.

Sobre la evolución de los géneros, algo que ya vi en Iris: Rota hermosura, la novela, tras un prólogo desconcertante pero de una fuerza inusitada, arranca como una historia de fantasía. Se dedica durante unos pocos capítulos a hacer un elegante worldbuilding y a establecer el escenario inicial. Más adelante, la trama pasa al plano de la ciencia ficción, con una distopía postcapocalíptica descorazonadora, y más adelante se convierte en una historia de viajes en el tiempo, con un estilo similar a Philip K. Dick. Y todo esto ocurre de forma natural, nada forzada, llevándonos de la mano por una historia tan elegante y bonita como, al mismo tiempo, dura.

Porque nadie dude que lo es. Un alegato ecologista que hacia el final se adentra en el terreno del Greenpunk, pero que lo hace por un buen motivo: avisar de los peligros de una tecnificación descontrolada. En este caso, la ambientación se pone al servicio de la historia, sin duda alguna, y ofrece un desenlace de esos que obliga al lector a meditar durante un buen rato. No usaré la palabra magistral, pero me quedo por esa zona, con un tremendo buen sabor de boca por la pasión que Nohemí ya me ha demostrado que vuelca en sus escritos.

Sobre la portada, debo añadir que ha sido realizada por el ilustrador Héctor R. A., artista por el que sabéis que siento una especial predilección (y que al final fue finalista de los Premios Ignotus). Y quedaos con ese espectacular paisaje, y esa protagonista, que aunque no esté de frente, transmite tanto.

Clica la imagen para saber más

SOBRE LA AUTORA:

Nohemí Abad Jiménez nació en Madrid, el 28 de Diciembre de 1977.
Desde su infancia, desarrolló el gusto por la lectura, el teatro y la escritura. Lo que le ayudó a superar la profunda dislexia que padecía.
En 2009 comienza la aventura de escribir su primer libro “La Fuente Eterna”. Quedando finalista en la V edición de los premios “Isla de las Letras” 2013, en la categoría novela fantástica y ciencia ficción.
Durante los siguientes años, escribe relato corto, microrrelato y varios guiones para teatro amateur, siendo multitud de estos microrrelatos seleccionados para aparecer en antologías.
En agosto de 2019, publica su segunda novela: “Las crónicas de Querra: entre dos mundos”, con la editorial Donbuk.
En julio de 2020, ha publicado su tercera novela: “Iris: Rota hermosura” primera parte.

Si quieres saber más de la autora o leer otros relatos suyos, puedes visitar su página: https://fantaseandosintinta.weebly.com/


Reseña de «Almas Errantes: La Elección»

El Premio Literario Amazon 2018 nos dejó grandes obras para el recuerdo. Muchas, para mi sorpresa, de autores noveles que dejan entrever una gran trayectoria. Uno de los casos fue «Almas Errantes: La Elección» de JL Prieto , una novela de fantasía urbana que le da una vuelta de tuerca a la sempiterna temática de la lucha celestial, y cuyo autor ahora ha reeditado.

Además, por fin, se acaba de publicar, también para el Premio Literario (pero del 2022), la esperadísima continuación: «La Rebelión de los Condenados». Por supuesto, muy pronto, habrá también reseña. Pero ahora, vayamos con la primera entrega.

Sinopsis:

La única certeza que tienen los seres vivos a lo largo de su vida es la propia muerte. Pero ¿la muerte es el fin o una puerta hacia algo nuevo? La vida de Axl Carter cambió el día que entró en aquel callejón. Ahora es un errante y no podrá eludir su destino. Ángeles y demonios tratan de atraerlo a su favor. ¿Por qué? ¿Qué le hace especial? La elección es una historia de fantasía urbana que muestra una visión totalmente diferente a la que estamos acostumbrados de estos seres. ¿Y si la muerte no fuera lo que siempre hemos creído y el destino de todos dependiera de una elección?

Reseña:

Ser esta su ópera prima, la convierte casi en magistral. Narrada en primera persona del presente, a través de múltiples personajes, su trama avanza con certeza, siendo enseguida evidente la necesidad de resolver el complejo puzle que el autor nos ha preparado. Las novelas corales son complejas y aquí el autor demuestra que se ha preparado un guión sólido, sin fisuras, no dejando nada a la improvisación. Tiene personajes intensos, un worldbuilding excelente e inesperado y sublimes escenas de acción.

Desde luego no es la típica historia de ángeles y demonios, y no está pensada para serlo. La ambientación es soberbia y mucho más impresionante de lo que parece al principio. En ese sentido, el autor se reserva cositas para ir sacándolas a medida que avanza, cosa que hará que queramos más. Esa dosificación de la presentación de la ambientación, integrada en la misma trama, es una de las mejores formas de presentar un nuevo universo.

Pero en esta ocasión, a pesar de que mis reseñas suelen ser muy positivas, esta obra tiene un punto negativo que no puedo pasar por alto: el final o, lo que es peor, la carencia del mismo. Una cosa es plantear una saga, y otra dejar la obra sin el final que llevas toda la trama preparando. No lo soporto en series, pero mucho menos en libros.

Dicho esto, y habiéndole dado el pertinente tirón de orejas al autor, por fin tenéis la continuación disponible, por lo que ese gran defecto de la primera dejará de ser un obstáculo para leerla. Y también os puedo adelantar, que el cierre de la segunda entrega me ha parecido mucho más satisfactorio.

Por contra, lo que más me ha gustado han sido los «condenados», aunque prefiero no hablar de ellos para no hacer spoilers innecesarios. Son un concepto de personajes increíbles que añaden una tercera perspectiva al doblete ángeles/demonios. Los adoro y espero que en la continuación ganen más protagonismo, si cabe, que en la primera.

Resumiendo: una casi magistral primera novela de JL Prieto, que sirve de presentación de una ambientación excelente. Espero que pronto satisfaga mis ansias con una continuación, no solo a la altura, sino superior en todos los aspectos; limando los defectos aprendidos y potenciando las virtudes adquiridas.

Clica para saber más

SOBRE EL AUTOR:

JL Prieto, conocido en la red como el Malvado, nació en la primavera del 79 en Astorga (León). En el año 2002 cambió la Paz y tranquilidad de su tierra natal por el bullicio de la ciudad de Madrid. En la actualidad reside, junto a su mujer e hijos, en la localidad de Guadarrama. Melómano declarado y confesó, ha dedicado trece años de su vida a la crítica musical y de eventos. En julio de 2018 presentó al Premio Literario Amazon (PLA) la novela de fantasía urbana Almas Errantes. La Elección, cuya continuación se espera para el próximo año. Además de escribir, comparte sus lecturas en diversos blogs, como el blog del Grupo LLEC o más recientemente en su propio blog: elmalvado79. 

Si quieres contactar con el autor puedes hacerlo por:

Facebook: JL Prieto y JL Prieto escritor

Correo: jlprietoescritor@yahoo.com

Twitter: @jlprietoescritor

Instagram: j.l.prieto 


Reseña de «¿Tú me ves? II: Carpe Diem» de Gemma Herrero Virto

Por David Lorén Bielsa

No hace mucho os puse en este blog la reseña del primer libro de la saga «¿Tú me ves?: La maldición de la casa Cavendish», aunque ya lo leí hace más de un año. Eso me hizo recordar que leí el primero y me dejé los siguientes para más adelante, puesto que ya no soy de leer sagas de corrido. Me gusta que pase un tiempo entre un libro y otro.

Así que encendí el kindle y me dispuse a darle a la continuación de este thriller sobrenatural de la mano de una de las autoras independientes más reconocidas. Era hora de retomar la historia de los jóvenes Eli y Al donde lo dejé. Pero oh, sorpresa, no empieza con ellos. ¿Quién es este señor mayor que protagoniza la historia? ¿No salía en la primera parte? Tranquilos, que no hago spoilers.

Sinopsis:

El tranquilo pueblo de Rockport se despierta con la noticia de la desaparición de uno de sus habitantes más ancianos. Varias patrullas ciudadanas rastrean el pueblo en su busca, pero no consiguen encontrar una sola pista. Al amanecer de la mañana siguiente, el cadáver mutilado y desangrado de un joven desconocido aparece en la playa. Comienza a extenderse el rumor de que no existe ser humano ni animal conocido que sea capaz de un ataque tan brutal…
Mes tras mes, las desapariciones y asesinatos se siguen sucediendo, sin que la policía consiga ningún avance en sus investigaciones. En el pueblo se habla de asesinos en serie, tráfico de órganos y rituales satánicos, mientras la paranoia va extendiéndose entre sus habitantes.
John Campbell, antiguo investigador psíquico del Grupo Alpha de Boston, empieza a sospechar que algo sobrenatural se esconde tras esos hechos, por lo que acude a Aleister McNeal y Eloise Carter, los jóvenes investigadores que terminaron con la maldición de la casa Cavendish.
¿Conseguirán descubrir qué peligro acecha a los habitantes de Rockport?

Reseña:

La novela arranca con John Campbell, un singular protagonista, puesto que se trata de un anciano. A pesar de ello, este hecho no lastra la historia aunque arranque con un ritmo pausado, puesto que nos mete de lleno en su modo de vida tranquilo y sosegado en una localidad estadounidense costera. Algún par de escenas se encargan, al igual que hizo en la anterior obra, de dejar patente que el peligro sobrenatural está ahí presente, y que no va a resolverse solo. En referencia a John, es increíble la facilidad con la que he empatizado con él, a pesar de la diferencia de edad que tenemos.

Ahí entran en juego los jóvenes Al y Ellie, más experimentados que en la primera parte, llevando una especie de larga luna de miel. No obstante, a medida que avanza la investigación, también conoceremos algunos de sus problemas de pareja —la relación no es tan idílica—, lo que ayuda a hacer que los personajes sigan siendo tan realistas y cercanos a la vez.

Sobre la narrativa, Gemma repite el mismo recurso que usó en la precuela: alternar capítulos narrados por Eli en primera persona, con los de tercera persona cuando pone el foco en otros personajes; esta vez Al y John son los elegidos. Aun así, se reserva a algún otro secundario para hacer algún capítulo de terror que otro (pocos para mi gusto, claro).

En referencia a la trama, está a la altura de la primera parte. Es cierto que esta vez pronto se descubre por dónde van a ir los tiros, pero eso no quita que Gemma se guarde algún as en la manga para ofrecer algún giro a la altura de su leyenda. No es por nada que «¿Tú me ves?» se convirtió en una de sus sagas más leídas y, a la vez, queridas, y eso no es algo que se consiga solo dejándose llevar. La estructura narrativa es importante trabajarla para ofrecer el mejor resultado posible, y la autora conoce bien el oficio.

El terror sobrenatural en manos de Gemma consigue llegar hasta la patata. La historia está al mismo nivel que en la primera parte y el final es… La autora es una artista consiguiendo esos finales tan redondos y dibujando unos personajes que es imposible no sentir que están vivos.
Excelente, sin duda, como siempre.

ENLACE DE COMPRA

SOBRE GEMMA HERRERO VIRTO:

Nací en Vizcaya en 1974 y, desde que aprendí a leer, los libros han sido una de mis adicciones preferidas (aparte del chocolate, el café y el tabaco) y seguramente la más sana. Desde pequeña quise escribir y hacía pequeños cuentos de aventuras que ilustraba yo misma. Con la edad, me volví más seria, estudie Psicología y un par de cursos más y me dejé explotar por un montón de empresas en las que no encajaba.
En una de mis temporadas de paro, encontré el anuncio de un curso de literatura creativa y me apunté. Gracias a ese curso aprendí a sacar las historias que llevaba dentro, a crear personajes, a organizar las tramas… Y de repente, me vi con una novela terminada. Después de una terrible experiencia con la edición tradicional, decidí autopublicarme y luchar por mí misma para llevar mis historias hasta los lectores.
A día de hoy, tengo ya 22 obras publicadas:


Reseña de «Toletum» de Mireia Giménez Higón

Por David Lorén Bielsa

Es para mí un honor poder poner esta reseña en el blog, no solo por la amistad que considero que ya me une a la autora de esta novela —también cocreadora de este grupo y blog, y conductora de la sección Novela e historia—, sino porque os tengo acostumbrados a analizar solo obras de literatura fantástica. Aquí me meto de lleno en novela histórica y de aventuras, muy lejos de mi zona de confort. Aunque en realidad, si lo analizo fríamente, tampoco tanto.

Os presento «Toletum: una aventura de otra época» de Mireia Giménez Higón y os cuento ya prontito por qué tenéis que leerla sí o sí.

Sinopsis:

En una España herida de mediados del siglo XIX, una reliquia legendaria escondida en las misteriosas calles de Toledo será el detonante que enfrentará a nobles, regios y antiguas sociedades secretas, que no cederán ante nada ni nadie con tal de hacerse con el preciado tesoro.
El futuro de España está en juego.
El final de una estirpe se acerca.
Solo uno conseguirá la reliquia.

Reseña:

Una reseña sencilla, que no obstante cumple con los ítems que se esperan de una obra así, y una misteriosa portada son las cartas de presentación de esta novela de Mireia. Lo que comenzó como una obra capitular que se podía leer en Facebook, se ha terminado convirtiendo en toda una novela cuyas valoraciones y reseñas en Amazon no le hacen ninguna justicia.

Lo primero que hay que saber de la autora es que hace un trabajo de documentación excelente, como siempre, en parte porque domina a la perfección el período histórico que trata. En ese sentido se nota muchísimo el mimo que le pone y la dedicación obsesiva para que la ambientación se sienta real y plausible.

Lo siguiente a destacar es la pluma, la forma en la que está escrita. Esto ya lo comenté en la anterior reseña que le hice a la autora, Madrid: 1808, porque tiene un estilo que consigue meterle a uno de lleno en el momento histórico. Es evidente que tiene cogido el pulso a dicha forma de narrar, pero en Toletum además consigue que parezca que lo hace con una naturalidad envidiosa.

Sobre esto, cabe también hacer mención a la forma que tiene la autora de usar las descripciones. En Madrid: 1808 no pude saborear bien ese detalle, porque era una novela corta centrada más en los sucesos. Aquí Mireia se explaya a gusto, demostrando que estudia muy bien los recursos narrativos que introduce en el texto. Os voy a poner a continuación un ejemplo de descripción de presentación de uno de los personajes protagonistas. Es digno de tomar nota.

Edgar, a quien llamaban el Español, había vivido allí desde que su madre lo parió en un local de mala muerte fruto de un romance con cierto corsario toledano. Fue criado en las costas del mar Caribe. Con el tiempo aprendió a nadar y a navegar cual antiguo lobo de mar. Era un joven robusto como el mismísimo Neptuno, resistente como un acantilado y ágil como un delfín bajo las aguas. El tiempo le había convertido en un marinero de secretos inconfesables, reservado y observador. Tenía cierto atractivo para con las mujeres. Las marcas de reyertas y otras batallas habían hecho de su rostro aún más varonil.

Fragmento de «Toletum»

Sobre la trama sabéis que no me gusta nada desvelar detalles, pero os puedo decir que es una novela de aventuras. Con un ritmo lento —pero no aburrido—, se va cocinando lo que claramente vemos que desembocará, gracias al ritmo que va en aumento, en una secuencia de acción bastante larga y completa que satisfará a los amantes del género, sin que en ningún momento pierda la verosimilitud de la que se hace gala en toda la obra.

Los personajes protagonistas, como el que he puesto arriba de ejemplo, también son dignos de mención, puesto que a medida que avanza la trama me ha sido imposible no cogerles auténtico cariño. Son tan realistas y plausibles, y están tan bien psicológicamente dibujados, que es imposible no sentirlos como parte —aunque temporal— del mundo que nos rodea. Cobran vida y eso es una maravilla.

Nótese que también incluye elementos de thriller muy bien integrados, no solo por el misterio que destila el mismo argumento, sino porque hay unos cuántos giros argumentales muy muy bien resueltos. Sin ir más lejos, a pesar de que siempre me jacto de estar pendiente de los detalles, me comí sin verlo venir el principal giro de timón; magistral, que además abre nuevas perspectivas y hace que tenga sentido una relectura. No doy pistas, pero vale la pena prestar atención a los indicios que la autora introduce en el texto.

Y para terminar, tengo que añadir que contiene un huevo de pascua que conecta esta obra con la de Madrid: 1808. Así que se hace evidente que ambas historias, a pesar de transcurrir en épocas diferentes, pertenecen a un mismo universo compartido. Algo que puede que estemos muy acostumbrados a ver en historias fantásticas, pero no tanto en novela histórica. Es un recurso narrativo que adoro, puesto que premia a los lectores fieles. El tiempo invertido aún tiene más recompensa.

Puede que al final haya quedado algún fleco suelto, alguna subtrama, que me hubiera gustado verla mejor resuelta. Puede que la autora haya querido dejar dichos detalles pendientes para desvelar la consecución más adelante, en obras posteriores, o que haya preferido dejarlo a la imaginación del lector. no se lo tengo en cuenta, porque el resto de la novela está repleta de detalles muy profesionales que dejan patente el nivel literario del que la autora hace gala.

En conclusión, Toletum es una obra histórica a tener muy en cuenta. Un thriller histórico de aventuras que te sumerge de lleno en un entorno fascinante, con personajes realistas a los que se les coge cariño, y una ambientación de una verosimilitud abrumadora. El estilo personal de la autora nos sumerge de lleno en la trama, que transcurre de forma pausada hasta llegar a un final épico, de infarto, que deja un tremendo buen sabor de boca literario.

Imposible que los amantes de la literatura histórica española no la lean; obligatoria para los amantes de las novelas de aventuras. Un gran thriller histórico, una maravillosa novela de aventuras.

ENLACE DE COMPRA

SOBRE MIREIA GIMÉNEZ HIGÓN:

Nacida en 1983 en Valencia. La historia ha formado parte de su vida, siempre ha sido así. Le encanta explorar épocas pasadas para empaparse con sus lecciones, para aprender de sus logros y errores. Se ha especializado en historia militar e historia decimonónica española e inglesa en particular y europea en general. Del mismo modo, las letras han sido sus compañeras desde niña perdiendo la noción del tiempo mientras leía páginas y páginas de tantos libros cayeran en sus manos. Gracias a los libros ha tenido la oportunidad de trabajar como colaboradora en los programas de radio: Ya estamos todos (Radiosport Valencia) y Obligaciones las justas (Plazaradio Valencia) hasta diciembre de 2021. Coordinadora de los clubs de lectura de Novela Histórica en Facebook y del Germana Defoix en Lliria (Valencia).

OBRAS PUBLICADAS:

  • Madrid 1808, las armas al pueblo. Obra seleccionada por la concejalía de la Comunidad de Madrid para formar parte del catálogo de las bibliotecas municipales de la Comunidad Autónoma.
  • El viaje que se convirtió en leyenda.
  • Halloween. Relatos de leyenda. Nº1 en Amazon.es en su categoría.
  • Toletum, una aventura de otra época. Novela seleccionada para su presentación en la Semana de Novela Histórica de Cartagena (2021)
  • Leyendas de Rodrigo de Viena.

PREMIOS Y RECONOCIMIENTOS LITERARIOS:

  • 1º PREMIO 150 Aniversario de Alicia en el país de las maravillas (2015)
  • FINALISTA PREMIO SANT JORDI 2019 Pandora Magazine
  • MENCIONES:
    • Cartas que nunca escribiste, ojos verdes ediciones (2016)
    • Mi princesa RETT, Leibros editorial (2016)
    • Cartas en el agua, ojos verdes ediciones (2017)
  • JURADO:
    • I Certamen Relatos de terror (2017) Ed. Ojos verdes
    • Aforismos (2017) Ed. Ojos verdes

COLABORACIONES:

Puedes seguir a la autora a través de www.mireiagimenez.com


Reseña de «Iris: Rota Hermosura» de Nohemí Abad Jiménez

Por David Lorén Bielsa

Hoy toca reseña de una novela muy especial, una autora que descubrí gracias a la sección que edito en Revista Vaulderie, RELATOS OLVIDADOS; con un relato llamado INICIACIÓN.

Hablo de Nohemí Abad Jiménez y de su novela independiente IRIS: ROTA HERMOSURA, un bello híbrido que se mueve entre la fantasía oscura y la ciencia ficción, pero con un algo que la hace todavía más especial. Intento deciros el qué.

Sinopsis:

Mi nombre es Iris. Tengo 17 años y mi vida ha sido un infierno. En casa, la convivencia es una mierda por mi supuesta personalidad enferma.

Enferma…

Con esta creencia he vivido desde que recuerdo.

Ahora sé que no es cierto, que existía un motivo. Hay algo diferente en mí, y hombres que se creen dioses jugaron con ello hiriendo mi alma. Ha llegado el momento de mirarlos a la cara y mostrar la verdad.

Mi nombre es Iris, aunque tengo muchos más, y prometo que pagarán por sus actos.

Reseña:

Una sinopsis tan sencilla y enigmática que solo dejará una cosa clara: tiene una protagonista muy especial. Iris es un gran personaje, de una profundidad increíble. Y eso es precisamente ese gran «qué» que comentaba que la convierte en una novela muy especial e incluso diferente. La psicología va a ser un elemento muy importante en esta obra.

Pero ese aspecto no solo afecta a la protagonista, sino a todo un elenco muy importante. Poco a poco nos haremos con esos personajes, algunos de los cuales amaremos u odiaremos. Pero incluso sobre estos últimos, es posible que acabemos queriéndolos, gracias como decía a la habilidad de Nohemí para psicoanalizarlos y llevarnos de la mano en ese proceso de análisis.

Tengo que avisar de que se trata de una novela de cocción lenta, algo que hoy en día es peligroso, dado que muchos lectores buscan un ritmo más frenético. Pero si no fuera así, en esta historia no se podrían apreciar los matices que contiene. Se toma su tiempo y parece que da algunas vueltas de más, cosa que le sienta bien. Por contra, cuando lleguemos al final, querremos más, porque es cuando ya se han desvelado todas las incógnitas y la acción ya se ha desatado. Espero que la autora esté ya pensando en una secuela, que buena falta le hace. Eso sí, le exigiré que me sorprenda igual que ha hecho con esta, y para la siguiente no le va a resultar tan fácil.

Lo que comienza como una novela de fantasía oscura, se transforma en un thriller psicológico, para evolucionar poco a poco en una historia de ciencia ficción, y terminar con aventuras y acción. Como veis, casi nada. Y al llegar al final habrá conseguido dejar un poso en muchos lectores, entre los que me incluyo, que habremos sufrido e incluso llorado con personajes de un realismo psicológico abrumador y unos giros tan duros como magistrales.

Sobre la portada, debo añadir que ha sido realizada por el ilustrador Héctor R. A., artista por el que sabéis que siento una especial predilección (y que al final fue finalista de los Premios Ignotus). Y quedaos con esa imagen, con esa Iris, porque transmite muchísimo.

Clica sobre la imagen para ir a la página de compra

SOBRE LA AUTORA:

Nohemí Abad Jiménez nació en Madrid, el 28 de Diciembre de 1977.
Desde su infancia, desarrolló el gusto por la lectura, el teatro y la escritura. Lo que le ayudó a superar la profunda dislexia que padecía.
En 2009 comienza la aventura de escribir su primer libro “La Fuente Eterna”. Quedando finalista en la V edición de los premios “Isla de las Letras” 2013, en la categoría novela fantástica y ciencia ficción.
Durante los siguientes años, escribe relato corto, microrrelato y varios guiones para teatro amateur, siendo multitud de estos microrrelatos seleccionados para aparecer en antologías.
En agosto de 2019, publica su segunda novela: “Las crónicas de Querra: entre dos mundos”, con la editorial Donbuk.
En julio de 2020, ha publicado su tercera novela: “Iris: Rota hermosura” primera parte.

Si quieres saber más de la autora o leer otros relatos suyos, puedes visitar su página: https://fantaseandosintinta.weebly.com/


Reseña de la bilogía «Lo que Acecha» de Samir Dabian Guerra y Rafael Muñoz Molina

Por David Lorén Bielsa

Esta es una entrada muy especial para mí, puesto que esta bilogía —saga de dos libros— que os presento, son mis novelas independientes preferidas. Os adelanto que el trabajo de Samir Dabian Guerra y Rafael Muñoz Molina en ellas ha sido buenísimo, por encima de la media de lo que se suele leer en literatura indie. Y enseguida os cuento el motivo, pero básicamente han logrado crear un híbrido entre muchos géneros muy bien cohesionados.

Y tal como he hecho en anteriores ocasiones, reseñaré las obras de forma individual.

LO QUE ACECHA: LOS DOS GUERREROS ÍBEROS

A pesar de que yo mismo soy un escritor independiente, reconozco que cada vez que me lanzo a leer un indie tengo siempre la misma duda. ¿Tendrá una calidad literaria mínima? Siempre tengo esa sensación de que me lanzo hacia lo desconocido. Pero esta vez he acertado de lleno.

Después de leer el primer capítulo, que funciona como un excelente prólogo, me dejé engullir por la novela como si me metiera a bucear en un lago oscuro, de noche, sin una cuerda guía. En realidad, me daba igual encontrar la salida; valía la pena perderse entre esas líneas.

Lo que acecha es un intenso thriller ambientado en los Mitos de Cthulhu, escrito por dos españoles (Samir Dabian Guerra y Rafael Muñoz Molina) con localizaciones también en nuestro país. Está claro que es la primera entrega de una saga que han tenido que partir en dos libros dada su extensión.

Sinopsis:

Loqueacecha

A Montero, un policía acosado por aterradoras pesadillas, le asignan la investigación del robo de una antigua y extraña reliquia en una mansión situada en el norte de Madrid. Sus pesquisas le llevarán a cruzarse con Xoel, un veterano mercenario con un siniestro pasado.
Ambos descubrirán que fuerzas muy poderosas que se habían creído extintas han despertado de su letargo, y que sus objetivos ponen en juego la supervivencia misma de la humanidad.
Lugares tan distantes como Moscú, Irak, Madrid o Cádiz parecen estar relacionados por un siniestro hilo conductor que llevará a los protagonistas a descubrir lo que se esconde entre las sombras.

Reseña:

A pesar de que la sinopsis me gusta, no le hace justicia a esta excelente obra, puesto que no acaba de transmitir la oscuridad que va a ser revelada y el poco miedo que han demostrado los autores a la hora de desarrollar la trama.

No voy a engañaros. Es una novela de cocción lenta, con descripciones detalladas y bien documentada que intenta transmitir un realismo casi obsesivo. Pero es que hay tipos de historias que lo exigen. No entendería una novela de esta ambientación que avanzara ligera y que pasara solo de refilón por ciertas escenas.

Al contrario, la trama engulle a los propios protagonistas y los arrastra a un mundo terrible, el de los cultistas, mostrando escenas sorprendentes y grandes momentos con una acción frenética. No creáis que solo rascan la superficie, puesto que harán su aparición seres de pesadilla y alguna subtrama simplemente magistral.

Una opción muy recomendable para los amantes de Lovecraft y todo el universo relacionado con los Mitos de Cthulhu.

ENLACE DE COMPRA

LAS PUERTAS DEL INFIERNO: LO QUE ACECHA

Hace un tiempo, muchos compañeros —escritores indies— llenaron sus muros de facebook con un artículo —de cierto medio al que no le voy a hacer propaganda gratuita— en el que calificaban la literatura independiente como «paraliteratura». Encima, venía a decir que por Amazon publicaban una serie de amas de casa aburridas de la vida que no tenían otra cosa que hacer que ocupar su tiempo en escribir romántica y erótica. Obviamente, el articulito de marras —que estoy seguro que se lo encargaron al periodista con toda la buena fe, pero le sentó como una patada en las pelotas tener que hacerlo y esa fue su manera de vengarse— levantó ampollas en toda la comunidad indie. No entraré a hablar de las supuestas amas de casa aburridas y el eterno cliché de la romántica y los highlanders —solo hace falta darse una vuelta por el catálogo de Amazon y descubrir a las muchas escritoras y la variedad de géneros en los que se enzarzan—, pero vengo con esta reseña a desmontar lo de «paraliteratura».

Unos párrafos arriba os he puesto la reseña de «Lo que acecha», una novela independiente de Samir Dabian Guerra y Rafael Muñoz Molina, un thriller de terror inspirado en los mitos lovecraftianos. Una historia que he presentado como todo un acierto: completa, diversa, bien ambientada, con grandes descripciones y buenas dosis de acción. Su único defecto era que no era autoconclusiva, sino que era el inicio de una bilogía y dejaba alguna subtrama cortada. Era obvio que la historia que pretendían contar los autores era demasiado grande para una única novela. Estuve dos años esperando con ansia la esperadísima continuación, la conclusión, y por fin llegó la hora. Después de haber creado unas altas expectativas con la primera parte, me sumergí de lleno en LAS PUERTAS DEL INFIERNO: LO QUE ACECHA., y este fue el balance…

Sinopsis:

Loqueacecha

Después de lo sucedido en Los dos guerreros íberos…

Los caminos de Montero y Xoel se han separado. El mercenario gallego, gracias a las indicaciones del diario del doctor Warnock, cruzará el océano Atlántico para seguir unas enrevesadas pistas por Sudamérica y encontrar una reliquia desaparecida hace siglos.
Mientras tanto, Montero comprueba en sus propias carnes cómo el Culto, la secta de servidores de los primigenios, ha salido de las sombras y no duda en sembrar la muerte y la destrucción en su objetivo de abrir las puertas del infierno.
Nuestros héroes se enfrentarán a una carrera contra el reloj para impedir el apocalipsis, aunque para ello tendrán una ayuda inesperada.

Acompáñales en el final del díptico Lo que acecha en una aventura sobrenatural llena de acción, terror y toques de humor.

Reseña:

Presentada para el Premio Literario Amazon 2019, LAS PUERTAS DEL INFIERNO convierte a su primera parte en un simple prólogo. Es decir, que toda la expectación generada se ve más que satisfecha. Ahora que ya han presentado a los personajes y han asentado las bases de un worldbuilding sólido, los autores se lanzan por fin de lleno al desarrollo de acontecimientos con un ritmo mucho más trepidante que su antecesora y con magistrales giros de infarto que se notan que estaban pensados incluso en la primera parte, que suponen una inmersión total y absoluta.

Literariamente hablando, se nota un pequeño salto en cuanto a calidad, que se ve reforzado al notarse que los autores han aprendido de la primera parte. No es fácil escribir algo a cuatro manos, pero los autores consiguen que no se note un cambio de estilo de uno a otro. Y eso sí, se nota que han escuchado las críticas; han cogido sus aciertos de la primera y los han potenciado.

En la primera, aunque se mantenía en el thriller de terror con dosis de acción, tuvieron la valentía de incorporar otros géneros. En esta segunda parte, el asunto ha sido llevado hasta la extenuación, pero sin que por ello la novela se convierta en una amalgama de cosas sin sentido. Toda la obra es un listado de referencias, no solo a la literatura, al cine o a la música, sino incluso a los juegos de rol. Prepararse a estar con la mente despierta si queréis descubrir todos los «huevos de pascua», que no son pocos. Os reto, dentro del prólogo homenaje al universo Bond, a descubrir qué armaduras describe dentro de una sala de armas, por ejemplo.

Incluso se permiten el lujo de hacer referencias y homenajes a otras obras y escritores del mundo indie —donde incluso yo me he colado y no sé cómo—. Premio para el que adivine dónde salgo. XD Va en serio, tengo personaje. XD

Este híbrido, sin dejar el terror lovecraftiano, y con el thriller como seña principal, se adentra en el género de ciencia ficción, fantástico, aventuras, acción desenfrenada, toques de humor, e incluso el romance, y la ficción histórica. Y nada, absolutamente nada, desentona lo más mínimo. Porque todos los escenarios y sucesos tienen una verosimilitud apabullante, dado el excelente trabajo de documentación que se nota que han hecho los autores. En muchas ocasiones incluso se sentirá algo obsesivo, como las referencias a la Divina Comedia, el excelente conocimiento del trabajo policial y cada monumento real al que se hace referencia.

La novela se divide en tres partes. En la primera, la más larga, se desarrolla la trama de Íñigo Montero, a la que hay que añadirle a una muy bien construida Marina —compañera del primero— y que roba buena parte del protagonismo. La segunda retoma la trama de Xoel. Y la tercera… bueno, la tercera es un desmadre de acción sin límites. Porque una de las cosas buenas que tiene esta obra es que no se queda a las puertas de algo más grande, como hacen otras. En todas las novelas de este tipo, si hay un portal que los protagonistas deben impedir que se abra, nadie duda que así será, en una acción final algo épica, pero a la postre aburrida y previsible. Pero «Las Puertas del Infierno» no es  ni aburrida, ni previsible, y hasta aquí puedo leer para no caer en el spoiler.

Solo digo que, a aquellos que se atrevan a adentrarse entre sus páginas, se preparen para este excelente, enriquecedor y valiente viaje hacia una de las mejores novelas jamás escritas en nuestro país. Nótese que no he dicho de las mejores de la literatura independiente, como seguro muchos esperabais que dijera, separándola así del nivel que se espera de la literatura tradicional. Esto será independiente, pero no es «paraliteratura», porque no tiene nada que envidiar a todas las grandes obras maestras del género fantástico que he leído a lo largo de mi vida.

Y con esto no quiero decir que tengáis que leer literatura independiente. Ni dejar de hacerlo. Solo que os sacudáis cualquier prejuicio, porque por culpa de ellos, os podríais estar perdiendo algo muy muy grande.

PD: si alguien de Amazon Video está leyendo esto. ¡COMPRAD LOS DERECHOS! Ver esto en acción real no tiene precio.

ENLACE DE COMPRA

SOBRE LOS AUTORES

Samir Dabian Guerra

Nacido en Madrid en 1978, Samir siempre tuvo la cabeza en las nubes, tanto que es un abanderado de la cultura friki. Comenzó de muy joven su relación con los libros y el cine, convirtiéndose en un amor apasionado e imperecedero. Como tenía demasiado mundo interior, tuvo que sacarlo a la luz juntando letras. Ha coescrito una bilogía titulada Lo que acecha y participado con relatos en varias antologías benéficas. Tiene intención de seguir uniendo letras, aunque necesita un giratiempo para poder equilibrar trabajo, familia, estudios y escritura. ¿Os suena?
Puedes seguir al autor en su blog: SAMIR DABIAN GUERRA

Rafael Muñoz Molina

Rafael Muñoz Molina es un escritor nacido en Madrid en 1983 y licenciado en Derecho y en Ciencias Políticas por la Universidad Autónoma de Madrid. Es autor de la serie de novelas policíacas del Inspector Perteguer y coautor de la saga de ciencia ficción Lo que acecha junto a Samir Dabian. Puede contactar con él a través de la cuenta de Twitter @rafaperteguer


AULA UNDERGROUND: La Ciencia Ficción, Género y Subgéneros

Por David Lorén Bielsa

Hola a todos a una nueva entrada de Aula Underground. Hace no mucho estuve como ponente invitado en una mesa en la que se hablaba de ciencia ficción. Sin ser un verdadero experto en el tema, los que participamos allí sacamos algo en claro: que hay mucho desconocimiento aún de la ciencia ficción como género literario. Así pues, como ya sabéis lo mucho que me gusta hablar de géneros, en este artículo voy a intentar arrojar algo de luz sobre qué es la ciencia ficción, qué tipos hay y qué subgéneros forman parte.

En entradas anteriores he hablado de qué es la ópera espacial (un subgénero concreto), y también sobre otros subgéneros que acaban en «punk», pero lo que es la gran ciencia ficción, como bloque, se había quedado fuera hasta ahora. Curioso, ¿no?

Antes que nada, eso sí, hay que aclarar que la ciencia ficción es un género por sí solo. En ningún caso es un subgénero de la fantasía, como se empeñan a decir algunos. En realidad la ciencia ficción forma parte de lo que se conoce como literatura fantástica, que es un bloque que engloba los géneros de ciencia ficción, fantasía y terror, dejando bien claro que son tres géneros independientes y bien diferenciados.

LA CIENCIA FICCIÓN

Según la RAE, la ciencia ficción es un género literario, cuyo contenido se basa en logros científicos y tecnológicos imaginarios. Aunque esta definición se nos queda algo corta, así que voy a acudir a la wikipedia, donde me encuentro con esto:

Ciencia ficción es la denominación de uno de los géneros derivados de la literatura de ficción, junto con la literatura fantástica y la narrativa de terror. Algunos autores estiman que el término es una mala traducción del inglés science fiction y que la correcta es ficción científica. Nacida como género en la década de 1920 (aunque hay obras reconocibles muy anteriores) y exportada posteriormente a otros medios, como el cinematográfico, historietístico y televisivo, tiene un gran auge desde la segunda mitad del siglo xx debido al interés popular acerca del futuro que despertó el espectacular avance tanto científico como tecnológico alcanzado durante todos estos años.
Es un género especulativo que relata acontecimientos posibles desarrollados en un marco imaginario,cuya verosimilitud se fundamenta narrativamente en los campos de las ciencias físicas, naturales y sociales. La acción puede girar en torno a un abanico grande de posibilidades (viajes interestelares, conquista del espacio, consecuencias de una hecatombe terrestre o cósmica, evolución humana a causa de mutaciones, evolución de los robots, realidad virtual, civilizaciones alienígenas, etc.). Esta acción puede tener lugar en un tiempo pasado, presente o futuro, o, incluso, en tiempos alternativos ajenos a la realidad conocida, y tener por escenario espacios físicos (reales o imaginarios, terrestres o extraterrestres) o el espacio interno de la mente. Los personajes son igualmente diversos: a partir del patrón natural humano, recorre y explota modelos antropomórficos hasta desembocar en la creación de entidades artificiales de forma humana (robot, androide, cíborg) o en criaturas no antropomórficas.

Wikipedia

Y fijaos bien en la parte que os he puesto en negrita, puesto que es una definición muchísimo más compleja y a la vez completa, tanto que pronto os daréis cuenta de que las posibilidades son prácticamente infinitas. Puesto que podemos encajar dentro del género obras como 2001: Una Odisea Espacial o el ya famoso Cuento de la Criada, percibiendo entremedio un enorme y amplio espacio en el que crear. El límite es la propia imaginación.

Ahora, para incidir en esa idea de la cantidad de posibilidades que hay, quiero que miréis el siguiente gráfico, como si fuera el campo de juego de la ciencia ficción compuesto por cuatro cuadrantes:

En un extremo tenemos la ciencia ficción dura, aquella que se aposenta en teorías científicas plausibles y verosímiles, y en la que además los detalles técnicos tienen un especial peso en la trama. En el extremo contrario en cambio tendríamos la ciencia ficción más fantástica o blanda, aquella en la que la veromilitud científica no es relevante. Por otro lado podríamos hablar de una ciencia ficción reflexiva, más sesuda, que se centra en la parte moral de los conflictos o problemas generados en la historia, o una ciencia ficción aventuresca, donde lo importante es la acción, la adrenalina y el mero entretenimiento del lector. Como veis, entre esos cuatro extremos, tenéis un campo de juego espectacularmente amplio, quedando claro que la ciencia ficción no tiene porqué ser siempre igual.

Os invito a que penséis en historias de ciencia ficción que conocéis (incluyendo películas) y juguéis a situarlas dentro del gráfico que os he puesto, en uno de los cuatro cuadrantes.

Otro detalle importante cuando hablamos de ciencia ficción es que se trata de un género que es muy fácil de hibridar con otros, llegando al caso de que hoy en día no hay ningún otro género que no se haya hibridado ya con él. Hay incluso novelas de ciencia ficción que se hibridan con el género erótico y con la histórica. Así que no hay límites tampoco en ese sentido. Algunas de estas combinaciones, además, ya se han convertido en subgéneros concretos.

Ciclopeam 4731 por Héctor R. A.

SUBGÉNEROS

Ciencia Ficción Dura:

Aunque antes hemos dicho que era más bien un tipo de ciencia ficción, también está considerada como un subgénero por sus más fieles seguidores, que además suelen ser también muy exigentes. Estas obras se caracterizan por contener un trabajo de documentación científica extremo, donde abundan los detalles técnicos que aportan gran verosimilitud a los avances científicos de los que habla.
Como ejemplo de ciencia ficción dura, os presento a Robert L. Forward, científico que desarrollaba ideas para nuevos métodos de propulsión espacial, que luego eran investigadas por la NASA. Dos obras de ejemplo serían Camelot 30K y El Mundo de Roche.

Ópera Espacial:

Dado que ya he hablado en otra entrada sobre este subgénero, os dejo el enlace: LA ÓPERA ESPACIAL.
Ejemplos de ópera espacial son la Trilogía de Fundación de Isaac Asimov, 2001: una Odisea Espacial de Arthur C. Clarke, Dune de Frank Herbert, La mano izquierda de la oscuridad de Ursula K Le Guin y El despertar del Leviatán de James S. A. Corey . Como veis, las posibilidades son infinitas, tratándose de un género muy variado con inmensas posibilidades, no solo en cuanto a estilo, sino también a tono.

Ciberpunk, Biopunk, Steampunk y otros punk:

Sobre estos subgéneros, que son muchos (y que también son estilos visuales muy concretos), ya he hablado en otra entrada. Así que os dejo el enlace: CIBERPUNK, STEAMPUNK Y OTROS PUNK.
Ejemplos de obras de este tipo podrían ser Carbono Modificado de Richard Morgan, La Estación de la calle Perdido de China Miéville.

Tecnothriller o tecno-thriller:

Cuando se hibrida el thriller con la ciencia ficción emerge este subgénero. En él, las explicaciones científicas deben ser aparentemente lógicas y formar parte del eje central de la trama, ya que muy posiblemente algún ingenio científico sea la clave que provocará el conflicto a resolver. La mayoría de ellas, aunque no es obligatorio ni mucho menos, se suelen ambientar en futuros muy cercanos.

Uno de los padres del tecnothriller es Michael Crichton, con La amenaza de Andrómeda o Parque Jurásico. Aunque también podemos considerar a Tom Clancy como otro de los padres, al menos de lo que se conoce como tecnothriller moderno y/o militar (lo que también se llama ciencia ficción militar), con La caza del submarino ruso (o La caza del Octubre Rojo), así como Operación Rainbow.

Apocalíptica y Postapocalíptica:

Estos subgéneros suelen enfrentar a la humanidad a grandes desastres (en el caso de la apocalíptica), ya sean naturales, astronómicos o incluso alienígenas, así como también a las consecuencias posteriores (en el caso de la postapocalíptica), y la trama central suele rondar alrededor de la supervivencia. No solo se pueden aprovechar para elucubrar sobre un posible fin de la especie humana (aunque podría ambientarse en otros mundos o especies inteligentes), sino también para un éxodo espacial. Y aunque a veces lo importante (en el caso de la apocalíptica sobre todo) parezca el artificio desplegado para la extinción, en realidad suele ser la moralina sobre lo frágil que somos o sobre lo mal que tratamos nuestro hogar. En el caso de la postapocalíptica, suele ser más importante el estudio de la naturaleza humana una vez se la ha empujado a un punto tan extremo.

Como punto aparte, señalo aquí el Género Z, más propio de la literatura de terror y que ya se ha convertido en un subgénero en sí mismo, pero que puede plantearse desde el punto de vista apocalíptico (en mitad de una infección), o en un punto posterior (cuando la infección ya se ha extendido y solo han sobrevivido pequeños grupos).

Varios ejemplos de este apartado pueden ser La guerra de los mundos de H.G. Wells, Soy Leyenda de Richard Matheson, Guerra Mundial Z de Max Brooks y La Carretera de Cormac McCarthy.

Utopía y Distopía:

Estos dos subgéneros son dos caras de la misma moneda, donde se especula con sociedades hipotéticas; sobretodo en su estructura, ordenación y sistema de gobierno. Así como la utopía desarrolla una sociedad en apariencia ideal, la distopía es claramente indeseable con claros elementos negativos.

Poner dos ejemplos es nombrar a los padres de este subgénero. Por un lado tenemos a Un mundo feliz de Aldous Huxley y 1984 de George Orwell, la primera como utopía y la segunda como distopía. Por poner un ejemplo también más moderno, tenemos El cuento de la criada de Margaret Atwood, demostrando que el feminismo también tiene una fuerte cabida en el mundo de la ciencia ficción, usándolo como campo de juego especulativo.

Ucronía:

Dentro del campo de la especulación, es muy divertido coger la historia que conocemos y cambiarla en algún momento cronológico concreto. Básicamente consiste en decir: esto ocurrió de otro modo, y comenzar a suponer cómo se habría desarrollado la historia de suceder eso. Con esta premisa tan básica (aunque nada fácil de aplicar), tenéis la ucronía. Es una realidad alternativa ficticia en la que los hechos se sucedieron de forma diferente a cómo los conocemos. Por poner tres ejemplos de esto, podríamos hablar de la no extinción de los dinosaurios, de la no caída del Imperio Romano o de la victoria de la Alemania nazi en la Segunda Guerra Mundial.

Y ya que antes hablábamos de híbridos, la ucronía es, nada menos, que un clarísimo híbrido de ciencia ficción con novela histórica. Dado que la documentación histórica es muy importante si se quiere desarrollar una ucronía verosímil, algo vital para que el pacto ficcional con el lector funcione correctamente. También cabe destacar que muchas veces estas ucronías entran en el terreno de otros subgéneros que mencionamos aparte, como por ejemplo el steampunk, los viajes en el tiempo o los multiversos.

Ejemplos de novela ucrónica son: El hombre en el castillo de Philip K. Dick, Roma Eterna de Robert Silverberg y La máquina diferencial de William Gibson y Bruce Sterling.

Viajes en el tiempo y multiversos:

Pongo estos dos subgéneros juntos, porque uno muchas veces suele emanar del otro, al igual que están muy conectados con el subgénero anterior, el de la ucronía. Obviamente es evidente que se iba a usar la ciencia ficción también para especular qué ocurriría si viajábamos en el tiempo. Dada la falta de pruebas científicas evidentes, podemos elucubrar con teorías más conservadoras (en las que no se puede cambiar el pasado o este se corrige a sí mismo), o el clásico efecto mariposa (donde pequeñas modificaciones provocan grandes cambios) o la creación de multiversos, uno por cada decisión tomada o cambio en el pasado. Por no hablar del viaje al futuro, claro, con la consiguiente vuelta al pasado para cambiarlo.

Vamos con unos ejemplos fáciles: La Máquina del Tiempo de H.G. Wells, Rescate en el Tiempo de Michael Crichton y El Fin de la Eternidad de Isaac Asimov. Y ahora diréis: «pero si estos tres autores son repetidos», pues sí…

Ciencia Ficción de Aventuras:

La ciencia ficción también puede servir para mostrar escenarios que arrastren al lector a una gran aventura, que evidentemente entrará en el terreno de la especulación. Este subgénero, en realidad, hoy en día suele hibridarse con los otros, por lo que muchísimas novelas de ciencia ficción entrarían en la etiqueta de aventuras, aunque hablemos de Ópera Espacial o Viajes en el Tiempo.

Como ejemplo, tenemos que nombrar al padre de este subgénero, el famosísimo Julio Verne y algunas de sus obras, que tenían un gran componente de viaje y exploración: Viaje a la Luna, Viaje al centro de la Tierra y 20.000 leguas de viaje submarino. Y sí, he elegido queriendo tres novelas en cuyo título encontramos la palabra «viaje».

Horror Espacial y Horror Cósmico:

Cuando se hibrida el terror con la ciencia ficción se crean subgéneros como estos. Ya sea porque se sucede en el espacio, porque la amenaza viene de fuera del planeta o incluso de otro universo, se enfrenta a los protagonistas al miedo a lo desconocido. Nótese, por poner un ejemplo, que incluso se puede hacer Género Z en una nave espacial. Además, es un subgénero que se ha popularizado muchísimo también fuera de la literatura, como por ejemplo en cine, videojuegos o juegos de rol, por mencionar solo otros medios.

Uno de los padres indiscutibles del horror cósmico es sin duda H.P. Lovecraft y toda la ambientación que se deriva de Los Mitos de Cthulhu. Vamos a poner portadas de varios relatos: Dagón, En las montañas de la locura y El color surgido del espacio.

Ciencia Ficción Pulp:

El término «pulp» se popularizó debido a publicaciones baratas y de escasa calidad material que se centraba en la explotación de la temática morbosa y sensacionalista, normalmente en formato de revista, novela muy corta o incluso cómic. Poco a poco, la cultura pulp se fue refinando, hasta conseguir toda una legión de adeptos que provocó que los autores pudieran ofrecer trabajos mucho más elegantes, sin perder nunca ese toque morboso, y cada vez más numerosos en formato novela corta. En el caso de la ciencia ficción, suele ser muy fantástica y poco verosímil, pero en la que cuyos lectores buscan el entretenimiento y consumo rápido. Pero el pulp puede abarcar el resto de los géneros fantásticos, como la fantasía y el terror, e incluso el noir.

El ejemplo más claro de publicaciones de ciencia ficción pulp es Flash Gordon, del dibujante Alex Raymond.

Superhéroes:

Este es un subgénero de sobras conocido, puesto que se trata de historias protagonizadas por seres humanos con capacidades metahumanas, ya sea de forma natural, por una modificación genética, accidental o gracias a tecnología propia de la ciencia ficción, con el fin de poder jugar con mayor libertad en el campo de la especulación. Este subgénero nació y se popularizó gracias a los cómics, y hoy en día existe toda una potente industria audiovisual que mueve cantidades ingentes de dinero. A pesar de que la presencia en formato literario clásico es escasa, puesto que básicamente lo encontraremos en novela gráfica.

Uno de los considerados mayores genios, es Alan Moore con, por ejemplo, Watchmen y La broma asesina.

Esta entrada podría ser aún más larga de lo que ya es, puesto que existen aún más subgéneros que podríamos rascar si seguimos investigando. Me he centrado en aquellos que considero más habituales o numerosos, pero seguro que podéis pensar en alguno que no haya nombrado. Si es así, podéis ponerlo en comentarios de esta entrada o en el grupo de facebook. Puede que me ayudéis a ampliar el artículo y hacerlo más largo aún.